Multiplica las sensaciones con un masaje erótico sensorial

Un masaje erótico puede resultar relajante, placentero y estimulante hasta límites insospechados. Si, además, la masajista envuelve a todos tus sentidos en el proceso… puedes llegar a enloquecer. Es por ello por lo que los masajes eróticos sensoriales brindan experiencias que jamás podrás olvidar.

Para que las sensaciones se multipliquen, el masaje erótico sensorial comenzará con los ojos vendados. Tu cuerpo, entonces, empezará a notar un intenso calor gracias al aceite que se deslizará lentamente por cada uno de los poros de tu piel. El éxtasis llegará cuando el cuerpo de la masajista, completamente frío, se pose sobre el tuyo. El contraste de temperaturas generará una sensación estimulante y relajante que no querrás que termine.

No obstante, no solo la vista y el tacto serán los únicos sentidos involucrados en este masaje erótico. El gusto tendrá también su momento de gloria cuando la masajista te dé a probar, directamente de sus labios, diferentes sabores que lograrán disparar tu sensación de placer. Todo ello contribuirá a que tu masaje erótico sensorial logre una estimulación completa por dentro y por fuera…