Los beneficios del masaje tántrico para la salud

El masaje tántrico supone un camino hacia la conciencia del cuerpo y la relajación a través de la energía sexual, donde el placer se convierte en el medio que nos ayuda a conseguir este objetivo. Lo mejor de todo es que, además, tiene una serie de beneficios para la salud, por lo que el masaje tántrico se convierte en la decisión acertada para conseguir un estado de bienestar mental y físico, de relajación y conciencia de uno mismo.

Disminuye la ansiedad y el estrés

El trabajo, la familia, problemas varios… Tener un rato para ti de vez en cuando te permitirá escaparte de la rutina y las obligaciones diarias. El estrés no cruzará la puerta de tu sesión de masaje tántrico y te ayudará a mantenerlo a raya. Notarás que la próxima vez que te encuentres ante una situación de tensión, sabrás gestionarla de forma diferente, sin que te afecte tanto. Además, tus músculos estarán más relajados y te encontrarás mejor tanto física como mentalmente. Es el primer paso para disfrutar de mejor calidad de vida.

Mejora la respiración

Una de las claves para disfrutar de un masaje tántrico es la respiración consciente ya que te conecta con todo tu cuerpo y te ayuda a repartir la energía que vas generando durante el masaje. Respirar de forma lenta y profunda te permite conseguir una mayor relajación y ser consciente de donde estás, qué estás haciendo y disfrutarlo al máximo. Esto será de gran utilidad en tu vida diaria ya que para controlar la ansiedad y el estrés en momentos de tensión.

Ayuda a dormir mejor

Esta nueva capacidad de relajación y respiración consciente te ayudará a disfrutar de un sueño de mejor calidad. Lo importante es que las horas que pasas durmiendo las descanses bien y esto solo es posible si durante el día has ido preparando tu cuerpo con diferentes técnicas, como con un masaje tántrico. La tensión que acumulas en el trabajo o en casa se quedará fuera de la cama para que lo único que te acompañe cada noche sea un buen descanso.

Tomar conciencia de nuestro cuerpo

Durante el masaje tántrico se toma conciencia del cuerpo, sintiendo cada caricia de la masajista y cómo la energía fluye. Activará las zonas erógenas para que seas consciente de cada sensación y la disfrutes sin otro fin más que el de la meditación. Esta práctica te sorprenderá en las primeras sesiones de masaje tántrico, puesto que descubrirás reacciones de tu propio cuerpo que hasta el momento habían pasado inadvertidas. Será el principio de una nueva relación contigo mismo.

Reduce dolores de cabeza y malestar

Dado que tus músculos estarán más relajados después de un masaje tántrico, estos te dolerán con menos frecuencia; la respiración te ayudará a canalizar mejor el malestar y sabrás escuchar las señales que te mande tu cuerpo. El ritmo que llevamos actualmente nos hace forzar nuestra maquinaria interna hasta el límite y tenemos que aprender a frenar.